Etiquetas VisiónZ

MªEugenia Claros (160) Programa de Radio LA OTRA CARA (113) Esther Roig Belloch (40) Periódico Visión Z Bolivia (40) Editoriales (39) Periódico Visión Z Bolivia digital (38) videos (29) Jose Martinez Diaz (25) Ojos para la paz (23) Dolores Arce (22) Tere Marin (22) Purificación González de la Blanca (20) Félix Hompanera (14) CEPRA (13) Alejandro Delius (11) Alvaro García Linera (10) Gustavo Rosa (10) Carolina Vásquez Araya (9) Giselle Erba (9) Ilka Oliva Corado (9) Leila Cortez (7) Blanca Claros Bravo (5) René claros Bravo (5) Carmen G Clavijo Morales (4) Eduardo Sanguinetti (4) Hugo Orozco (4) Severo Rennis (4) Carlín Mendieta (3) Fernando Reque Meneses (3) Gustavo Zelaya (3) Mikel Itulain (3) Richard Erba (3) Ahmed Bensaada (2) Juan Almendares (2) teleSUR (2) Bertha Natera de Álvarez (1) David Roldan (1) Edgar Ramos Andrade (1) Energías alternativas (1) Ernesto Cienfuegos (1) Francisco Xavier Guevara (1) Guillermo Bermejo Rojas (1) Guillermo Rodríguez Rivera (1) Idón Chivi (1) Jesús Nácher (1) Jorge Manuel Mesias Morales (1) Jorge Sanjinés (1) Jose Ramirez Voltaire (1) Juan Luis González Pérez (1) La pupila insomne (1) Leonor Massanet (1) Ley 348 (1) Lidia Lozano (1) Lily Muñoz (1) Lissy Rodríguez (1) Maca Bravo (1) Marta Harnecker (1) Mary Ayla Salazar (1) María Cristina Casale (1) María Jesús García (1) Melvy F Serhan Jaldín (1) Miguel Valiente (1) Organizaciones sociales Camiri (1) Percy Francisco Alvarado Godoy (1) Rashid Sherif (1) Raulito C Calizaya (1) Raúl Moreno Wonchee (1) Richard Encinas (1) Roberto Vera Pando (1) Santiago García (1) Sara Rosemberg (1) Yusuf Fernandez (1) película (1)

2 ene. 2016

OBAMA BUSCA UNA GRAN GUERRA


“Todo parece indicar que estamos ante un nuevo 11- S, un ataque de falsa bandera orquestado para propiciar una guerra que hasta ahora carecía de respaldo de la opinión pública y de la ONU”

Por: Purificación González de la Blanca
Ojos para la Paz

En las últimas semanas se va tensando la cuerda en una escala ascendente, por quienes quieren repetir en Siria la historia de Afganistán, de Iraq, de Libia…, apuntando ahora aún más alto: a Rusia. Atentados en París; derribo de un avión de pasajeros ruso en el Sinaí (detenidos sus presuntos autores, dos empleados de aeropuerto que al parecer trabajaron para la firma de seguridad norteamericana Academi, antes Blackwater); asesinato en Estados Unidos del Jefe de los servicios de investigación de este atentado que había sido enviado por el Presidente Putin para coordinar las investigaciones; derribo de un caza ruso por Turquía…
http://www.elotropais.com/Hollande y Obama, ¿Preparando la nueva Guerra Mundial?

Los señores de la guerra van a por Siria, cuya invasión tienen prevista desde unos días después del 11-S, en un listado que comenzaba por Iraq, Libia, Siria, Líbano, Somalia, Sudán e Irán, según declaraciones del ex-General y ex-Comandante Supremo de la OTAN, Wesley Clark.

Aterrorizan y asesinan a sus propias gentes con atentados y amenazas de todo tipo y acuden a sus parlamentos para que respalden algo tan ilegítimo y tan fuera de sus competencias como la invasión de Siria. Un acto injerencista contrario a las más elementales normas del Derecho Internacional y a los principios básicos que inspiraron la Carta de las Naciones Unidas.

Cuando, bajo las directrices de Israel, la CIA, el Mossad, el MI6 y los servicios secretos franceses, crearon ese engendro del Estado Islámico, al que ellos mismos denominaron “avispero”, pusieron en marcha el enemigo perfecto. Un enemigo que han ido extendiendo por los territorios señalados por ellos como objetivo, que amenaza también a otros países, incluidos los europeos, y que les proporciona carta blanca a la hora de combatirlo en países en los que el ejercito de los Estados Unidos no habría podido entrar de otra manera. La misma Hillary Clinton, en una entrevista concedida al medio digital The Atlantic, que circula en video, ha reconocido explícitamente la autoría de los Estados Unidos.

Una vez que el ejército ruso comenzó a operar en Siria, dando cumplimiento al Tratado de Cooperación para la Defensa que mantienen ambos países, quedó al descubierto que la coalición liderada por Estados Unidos, que supuestamente llevaba año y medio combatiendo al Estado Islámico, ISIS o Daesh, no había hecho nada. Sorprendidos in fraganti quedaron sin escapatoria argumental ni política posible. Rusia se les había colado de rondón.

Era más que previsible un autoatentado. Si los autoatentados del 11-S sirvieron de cobertura al ataque a Iraq, los del 13-N en París no son más que un pretexto para el ataque a Siria, detrás de cuyo horizonte se divisa nítidamente Rusia. Quieren una gran guerra, el devaluado dólar la necesita, y Rusia es el enemigo, aunque la guerra pase por Siria.

Hollande declaró, tras los ataques de París, que Francia iba a entrar en guerra. Es difícil que entre de donde nunca salió: Indochina, Angola, Argelia, Afganistán, Libia, Mali, Camerún, Chad, República Centroafricana, Burkina Faso, Gabón, Senegal, Djbouti, Costa de Marfil, Níger…Francia siempre está en guerra. Y sigue soñando con su imperio, que comprende Siria.

Ataques, por cierto, llenos de interrogantes ¿Cómo es posible que después de haber padecido los atentados de Charlie Hebdo unos individuos se pasearan por media capital de Francia matando a diestro y siniestro sin que nadie los detuviera? ¿No estaban desde entonces en alerta los servicios de seguridad? ¿Cómo es que también aquí un terrorista va a cometer el crimen con el pasaporte encima, y además se le olvida? Pasaporte sirio, cómo no… pero falso. (A los planificadores les va faltando imaginación) Tampoco queda nadie vivo para poder interrogarle. Sucedió con el argelino Mohamed Merah, con los hermanos Kuachi, con los Coulibaly, y ha vuelto a suceder de nuevo.

Pero ninguno de los miembros de las células que sembraron el terror en París nació en Siria, ni es un refugiado. Es más, todos tenían nacionalidad europea y solo uno de los ocho nació fuera del Viejo Continente: Mohamed Amri, belga, pero que vino al mundo en Marruecos.

Y hay otras circunstancias al menos sorprendentes. El Ministro de Asuntos Exteriores, Laurent Fabius, venía hablando elogiosamente del Frente Al-Nusra/Al-Qaeda (esos que devoraron ante las cámaras el corazón de un soldado sirio). Parece que hubiera terroristas buenos y terroristas malos. El Primer Ministro Manuel Valls recibió el respaldo del Congreso Judío Mundial, entre cuyos miembros se encontraba el siniestro Bernard-Henri Lèvy. El Ministro del Interior, Bernard Cazeneuve estaba siendo investigado por el comisario de policía Helric Fredou por su trayectoria y presunta relación con los atentados de Charlie Hebdo. Ese comisario fue encontrado muerto con un tiro en la cabeza. La versión oficial fue la del suicidio. Los servicios secretos rusos apuntan a que en la mochila de uno de los autores había una agenda con el número de teléfono del ex director de la CIA y ex Jefe de Estado Mayor de los Estados Unidos, David Petraeus. Incluso algunos van más alto y apuntan al mismo Obama como inductor de la operación. Y detrás de todo ello el Presidente Hollande como un títere. ¿Nos enteraremos de la verdad?

Como dijera Bashar al Assad: Sentimos los atentados de París pero en Siria esto es algo cotidiano. Y es que hay dos clases de muertos, aunque a nosotros nos duelan todos por igual, los de Libia, los de Turquía, los de Siria, los de Iraq,… y los de Francia.

Todo parece indicar que estamos ante un nuevo 11- S, un ataque de falsa bandera orquestado para propiciar una guerra que hasta ahora carecía de respaldo de la opinión pública y de la ONU.

https://www.bing.com/videos/search?q=Wesley+Clark%2c+Iraq%2c+Libia%2c+Siria...&FORM=VIRE1#view=detai

http://www.alertadigital.com/2014/09/07/hillary-clinton-admite-que-el-estado-islamico-isis-es-nuestra-creacion/

http://vorticeinmediaista.blogspot.com.es/2013/05/terrorista-sirio-saca-y-come-el-corazon.html

http://espacioseuropeos.com/2015/01/varias-paginas-de-internet-apuntan-a-que-el-comisario-suicidado-habia-descubierto-la-implicacion-de-la-cia-en-el-atentado-de-paris/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenidas/dos.